Algunas causas comunes de problemas respiratorios

La respiración es esencial para nuestra supervivencia. Es lo que necesitamos para vivir, crecer y desarrollarse. Si no podemos respirar adecuadamente, definitivamente no podremos crecer y desarrollarnos correctamente. Sin oxígeno, no podemos quemar la comida que comemos y extraer la energía de la misma. Podemos vivir sin agua y comida durante una semana, pero no podemos sobrevivir sin respirar durante más de unos pocos minutos. Un ser humano normal requiere 550 litros de oxígeno todos los días. Imagine que solo puede consumir la mitad de esa cantidad de oxígeno debido a un problema respiratorio. Sí, ese es un problema serio que casi nunca se nota.

imagen

Hay una serie de razones que pueden causarle dificultad para respirar. Podría ser una infección, una enfermedad respiratoria o una condición de salud subyacente más grave. También podría ser un síntoma de algo extremadamente incorrecto que está sucediendo dentro de su cuerpo. Por lo tanto, es importante ser consciente de su problema respiratorio aparentemente “pequeño”, ya que podría ser un indicio de un desastre futuro.

Estas son algunas de las causas más comunes de problemas respiratorios que le ayudarán a obtener una mejor perspectiva de su gravedad y decidir el tratamiento correcto para ella:

  • Problemas cardiovasculares

La respiración es realizada por nuestros pulmones, pero tiene mucho que ver con nuestro corazón y sistema cardiovascular. Cuando nuestra sangre bombeada a través de nuestro corazón no puede absorber tanto oxígeno como necesita, como respuesta, podemos experimentar dificultad para respirar y tener una respiración pesada. Podría ser una indicación de que la salud de su corazón no está a la altura. Puede haber una variedad de razones, que van desde una infección en el sistema cardiovascular, un coágulo de sangre que impide que la sangre fluya correctamente, un problema de hipertensión, un signo de sepsis, daño a nuestro corazón, malformaciones y otras enfermedades relacionadas.

  • Apnea del sueño

La apnea del sueño es una afección en la que nuestra respiración se detiene durante nuestro sueño cientos de veces sin que sepamos que lo hizo. Puede privarnos de los niveles adecuados de oxígeno y podemos experimentar síntomas al despertar. Uno de los síntomas más notables es un dolor de cabeza y dificultad para respirar justo después de despertarse por la mañana.

  • Obstrucciones

El aire que respiramos necesita una autopista o una carretera para llegar a nuestros pulmones, y es importante que no tenga ninguna obstrucción incluso dentro de nuestros pulmones. Es por eso que cualquier obstrucción en el tracto respiratorio o en nuestros pulmones puede causar problemas respiratorios. Reducirá directamente los niveles de oxígeno en nuestro cuerpo y nos mareará. Una obstrucción en el tracto respiratorio puede causar sensación de ardor, fiebre e irritación en la garganta y el pecho. Fumar también causa que el alquitrán se deposite en los diminutos poros de nuestros pulmones, donde el oxígeno se absorbe. Cuando están bloqueados debido a depósitos de alquitrán, podemos experimentar dificultades para respirar como resultado.

  • Depresión

El estrés, la ansiedad y la depresión son el tipo de afecciones mentales que literalmente afectan el resto de nuestro cuerpo. Puede desencadenar respuestas físicas en nuestro cuerpo, incluyendo respiración pesada, sudoración y frecuencia cardíaca alterada, lo que puede provocar dificultad para respirar y privación de oxígeno. Como resultado, puede causar que aumente la presión arterial, mareos debido a la deficiencia de oxígeno o desmayos debido a la hiperventilación.

  • Infecciones

Las infecciones relacionadas con el tracto respiratorio superior e inferior pueden causar problemas respiratorios. Las infecciones del sistema respiratorio superior pueden incluir bronquitis, obstrucción sinusal, resfriado y gripe, mientras que las infecciones del sistema respiratorio inferior pueden incluir infecciones pulmonares como la neumonía.

  • Falta de actividad y resistencia

La falta de actividad física como resultado de un estilo de vida sedentario y no apto puede desencadenar problemas respiratorios. Nuestra resistencia se reduce ya que nuestros pulmones no se usan para trabajar duro y absorber más oxígeno. Hacer ejercicio regularmente puede hacer que respiremos más fuerte, pero nos ayuda a adaptar nuestro cuerpo y mejorar nuestra resistencia.

  • Otras causas

La lista de problemas respiratorios puede continuar. Sin embargo, varía mucho de persona a persona y su nivel de susceptibilidad. Algunas otras causas comunes pueden incluir alergia al polvo, ácaros del polvo, ciertos olores desencadenantes, humo,  al polen de las mascotas y la creciente contaminación del aire en nuestro medio ambiente.

Muchas gracias por pasar…

left.gif
exe8422.gif